Irlanda sigue siendo el hogar del misterio aun hoy en el siglo XXI, un hogar en el que las leyendas y creencias se mezclan con la realidad de un pueblo que está entre los países más desarrollados del mundo.

La criatura acuática, o como comúnmente se la conoce como “Nessi”, fue noticia por primera vez en agosto de 1933 cuando el Correo publicó un informe que relata cómo una pareja que había estado conduciendo por el Lago había sido abordada por un mar de dragones. Desde esa publicación infame, las narraciones verbales y las anécdotas se han transmitido de generación en generación, mientras que algunas almas valientes parten a las islas de Escocia para hacer todo lo posible por buscar a la misteriosa criatura acuática.

Y más de 80 años después de que el Monstruo de Loch Ness se convirtiera por primera vez en un nombre familiar, Irlanda podría estar plagada de parientes lejanos de Nessi.

En la primavera de 2013, tres estudiantes universitarios disfrutaban de un día en el agua mientras filmaban un cortometraje para una de sus clases. Los hombres se embarcaron en un viaje de un día en el Lough Foyli, un gran estuario de marea en el condado de Dónegal, Irlanda, cuando notaron algo extraño flotando en el agua.

Compartir